jueves, 30 de junio de 2011

Volando

He parado unas horas en mi cuerpo. Cada vez está más estropeado. Voy a estar unos días aquí... pero eso me llena de una tristeza tan enorme que no puedo expresarlo con palabras.

No sabéis lo que es volar.

Estos días he visto terribles desgracias, matanzas, cuerpos mutilados, tremendas luchas. Pero en el viaje del Nuiz uno se ve inmerso en una especie de burbuja de "energía positiva" que arrasa con todo y deja una sensación de euforia incomparable.

Los ejércitos están en formación. He podido comprobar cómo funcionan varios tipos de Nuiz que no había visto nunca. La gente que acostumbra a entrenarse en artes marciales (el grupo de Nofaustino y de Andy, por ejemplo) puede que termine desarrollando una ingravidez muy útil en la lucha.

Adela se ha distanciado mucho de mi. En el campamento todo está muy avanzado. Han muerto varias personas, y se nos han unido otras. El lloc de la Senyora Escola se está haciendo moderadamente famoso.

Pero aquí vienen, no me dejarán seguir en el ordenador. El doctor me ha recomendado ejercicio, para recuperar masa muscular. Saludos a los que he visto por el mundo del Nuiz. Si supierais, ah, si supierais.

Nuestros Ocellets se están reproduciendo a marchas forzadas. De momento la aviación del ejército los mantiene a ralla... bueno, digamos que están en empate técnico... vuelan demasiado despacio y maniobran mejor que ellos. Pero pronto ya no va a ser así, porque las hembras son inmunes al daño normal. Pronto se harán con el control del aire. Y otra cosa: se alimentan. Nosotros vamos tirando, por ahora, pero están acabando con todo lo que respira en muchas millas a la redonda. Las crias acaban con las presas pequeñas, los grandes acaban con la caza mayor. Aunque tenemos ganado, dentro de un año alimentarse será un problema. ¿Y ellos? Acabarán con todo, seguramente, pero para cuando eso ocurra igual ya no nos importa un pimiento.

Ah, qué tristeza estar en éste cuerpo débil. Es como si te pusieras ropa húmeda y fría, incómoda. Aquí me siento verdaderamente como un gusano miserable.

Saludos. Posíblemente no me dejen ni acercarme al ordenador. A lo mejor Adela se anima a escribir algo, pero no lo se.

Comienzo mi recuperación física.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Cuídate, Brau, que me tienes preocupada.

    ResponderEliminar
  3. Estoy por aquí, de nuevo, fuerte como un toro, jajajaja. Saludos a tu niña, es muy especial, que lo sepas. Espero que aprendas a quererla como te quiere ella a ti.

    En cuanto a lo que hablamos... lo siento, en el mundo del Nuiz las promesas son algo sólido, literalmente hablando. No la traicionaré.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.